Buscar

Menú

Las oportunidades para producir amoníaco verde en Chile

Se estima una producción potencial al 2030 de cerca de 8,9 millones de toneladas al año, lo que equivale al 48,3% del amoníaco que fue comercializado en el mundo el 2020.

A través de su programa Energías Renovables y Eficiencia Energética, GIZ desarrolló un estudio sobre la industria del amoníaco para evaluar su estado actual y las oportunidades que ofrece para la transición energética como combustible o transportador de hidrógeno.

La publicación describe los principales métodos de producción, los países importadores y exportadores, las tecnologías utilizadas para su transporte y almacenamiento, así como las medidas de seguridad para su manejo, la normativa y estándares aplicables a los diferentes elementos de su cadena de valor.

Además, analiza desafíos como las distancias para llevar el amoníaco verde a los centros de consumo, ya que los lugares en los que se puede producir de forma rentable son aquellos en los que existen abundantes recursos de energía renovable, como en el norte y sur de Chile.

El hidrógeno verde en Chile podría alcanzar uno de los costos nivelados de producción más competitivos del mundo al 2030. Diversos actores nacionales e internacionales se han fijado en el país como polo de desarrollo para sus proyectos, siendo la producción de amoníaco verde uno de los focos principales, ya que el elemento principal para su producción es el hidrógeno verde.

Para 2030 se estima un potencial de producción de amoníaco verde de aproximadamente 8,9 millones de toneladas al año , lo que equivale al 48,3% del amoníaco que es comercializado a nivel mundial y al 5% de todo el amoníaco que se produjo en el mundo en 2020.

“El estudio da cuenta que a pesar de que los niveles de producción y exportación de amoníaco verde a futuro suenan prometedores para Chile, se debe avanzar rápidamente en un marco regulatorio específico en concordancia con las normativas de los países receptores del amoniaco, así como también identificar y mitigar los posibles impactos ambientales y sociales asociados a este tipo de proyectos a gran escala, hoy inexistentes en el país”, afirmó Rodrigo Vásquez, coordinador ejecutivo del Programa de Energías Renovables de GIZ.

El uso de amoníaco verde puede influir de manera importante en la descarbonización de la producción de fertilizantes y otros sectores, así como combustible para el transporte o la producción de energía, ya sea a través de motores de combustión interna, calderas para producir vapor que alimentará posteriormente una turbina, directamente en turbinas, o mediante una celda de combustible.

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn

También te puede interesar

Porqué declarar como empresa las inversiones en criptomonedas

En un año marcado por proyecciones económicas poco auspiciosas, volatilidad e incertidumbre, las monedas digitales prometían -para muchos- ser la inversión del futuro. Sin embargo, no todos han tenido suerte con ellas. Por eso, antes de lanzarse a la aventura, lo primero es estudiar bien el negocio. Las criptomonedas son un activo digital que emplea

Leer artículo »

Chile firma acuerdos con el BID y el Banco Mundial para impulsar proyectos de Hidrógeno Verde

El país recibirá apoyo de estos organismos multilaterales con líneas de financiamiento por hasta US$750 millones. En la vigésimo séptima Conferencia de las Partes Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), COP 27, el vicepresidente de Corfo, José Miguel Benavente y Demetrios Papathanasiou, director global de Energía e Industrias Extractivas del Banco

Leer artículo »