Abundante en la naturaleza, este elemento -que puede obtenerse a partir de energías renovables- tiene un futuro prometedor en calefacción, alumbrado y, especialmente, en transporte.

Chile es un país pobre en energías fósiles, pero muy rico en energías renovables como las hídricas, las geotérmicas, las eólicas y las solares. Pero energía no es igual a electricidad, que representa sólo el 22% del total energético que Chile consume. Todo el resto, explica Erwin Plett, miembro de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros de Chile, es energía química proveniente de combustibles como carbón, petróleo o leña.

mundo ingenierosLa energía fotovoltaica y eólica son las nuevas estrellas de la generación en Chile, pero como no siempre hay sol o viento disponibles, son fluctuantes. Por eso, la tecnología para guardar energía limpia es crucial. El hidrógeno es un elemento químico capaz de convertir energía verde en otras moléculas, como gas natural, bencina o amoníaco, que sirven para almacenar energía renovable variable, proveniente de plantas fotovoltaicas o eólicas. “La asociación H2 Chile está promoviendo estos conceptos que pronostican un gran futuro para el país, como exportador de energía verde de categoría mundial”, señala Plett.

Por lo mismo, el futuro del hidrógeno se discutirá abiertamente en el Colegio de Ingenieros durante junio, mes de la energía 2019. Y es que el hidrógeno se ha convertido en el último tiempo en un combustible con grandes aplicaciones en calefacción, alumbrado y, por sobre todo, en la industria automotriz y la del transporte público, según el docente de Ingeniería en Electricidad y Automatización Industrial de Duoc UC sede Concepción, Alejandro Fernández.

Electrólisis

Hoy, la producción de hidrógeno se hace comúnmente a partir de combustibles fósiles, en un proceso denominado “reformado”. Sin embargo, su producción implica contaminación o liberación de CO2, a diferencia de lo que sucede a partir de energía eléctrica, es decir, “electrólisis”. Este elemento nace de una reacción química o electroquímica- a partir de sustancias que lo tengan en su composición, como el agua y los hidrocarburos. “Para transformar el hidrógeno en energía, una de las tecnologías utilizadas es la pila de combustible de hidrógeno, la cual combina hidrógeno y oxígeno, generando una reacción química que produce energía eléctrica. El residuo de esta reacción es vapor de agua”, detalla Fernández.

Usos del H2

mundo ingenierosEl hidrógeno se utiliza, principalmente, en la producción de electricidad a partir de una celda de combustible, que utiliza hidrógeno para producir electridad; y en motores cuyo combustible es enriquecido con hidrógeno para la combustión o motores que utilizan el hidrógeno como combustible, explica gerente de Desarrollo de Efizity, Pedro Pablo Silva. Según el especialista en eficiencia energética, la utilización de este elemento se está masificando, especialmente, en grúas horquilla utilizadas en centros de distribución. “Se reemplazan las baterías de las grúas por celdas de combustible, que utilizan el hidrógeno para operar”, detalla.

En este ámbito, una de las mayores ventajas -comenta Silva- es el aumento de la productividad, ya que la carga de hidrógeno se demora entre 1,5 y 2 minutos, en cualquier momento del turno de operación, versus los 15 o 20 minutos que demora el cambio de batería cuando se agota. “Esto se traduce en un aumento de la productividad de las grúas de entre un 6% y un 8%”, señala el líder de Desarrollo de Eficity.

Grandes beneficios

A diferencia de la energía eléctrica, el hidrógeno puede ser almacenable y al utilizarse solamente se libera calor y agua, lo que lo trasforma en una alternativa limpia para almacenar energía, “similar a lo que pueden ser las baterías de litio”, sostiene Pedro Pablo Silva. Otra característica del hidrógeno es que tiene una densidad energética tres veces más grande que los combustibles tradicionales como la bencina. A modo de ejemplo, el ejecutivo de Eficity, afirma que 300 gramos de hidrógeno contienen la misma energía que 1.000 gramos de bencina.

En cuanto al cuidado del medio ambiente, el docente de Duoc UC Concepción, Alejandro Fernández, destaca que el hidrógeno no produce ningún tipo de emisión contaminante. “El producto que se genera tras su combustión es agua, dejando a este tipo de combustible como una alternativa real y muy viable en la solución a los problemas medioambientales generados por los combustibles fósiles”, apunta.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

También te puede interesar

Nueva pupila artificial leerá información superando al ojo humano en velocidad

Ingenieros y físicos del Instituto Milenio de Investigación en Óptica (MIRO) encabezaron la investigación publicada en la revista científica del Institute of Electrical and Electronics Engineer (IEEE Access). Una pupila artificial capaz de ver secuencias de información equivalentes a décadas, en segundos o minutos, es la mejor forma de describir el hallazgo de un microcircuito

Leer artículo »

Chile, capital mundial de la madera

Por Juan José Ugarte, presidente CORMA y Chairman WCTE CHILE 2021. Chile ha sido un país precursor en la construcción en madera. Hace más un siglo ya contábamos con edificios de seis pisos de altura con estructuras de madera (Sewell, Región de O’Higgins), y en el último tiempo, impulsados por los desafíos de la sustentabilidad

Leer artículo »