La amenaza de la sequía que se cierne sobre el consumo humano, la industria agrícola y otros sectores altamente demandantes de recursos hídricos, abre una oportunidad para los proyectos de desalinización de agua de mar.

Sandro Tavonatti, gerente general de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers ICSK, explica que existen varios proyectos en el área de desalinización, muchos de los cuales en los que la empresa aporta en desarrollo, ingeniería y licitación. «Estas iniciativas a futuro suman una capacidad cercana a los 14 mil l/s. En particular, la industria minera tiene contemplado en sus inversiones varios proyectos para ejecutar en el mediano plazo, que estamos siguiendo con gran atención”, explica.

Aunque Chile tiene pocos proyectos de este tipo en operación, por tratarse de una alternativa sustentable frente al contexto actual de falta de agua, en la industria del cobre el interés por ellos se ha despertado. De hecho, se espera que cinco plantas comiencen a operar entre este año y 2023. “Ya dimos el primer paso con la construcción y puesta en marcha de la desaladora más grande de Latinoamérica, y vemos un incremento en la demanda de este tipo de solución para el déficit de agua de ciertos sectores, por lo tanto, creemos que será una oportunidad de negocio a futuro”, comenta Tavonatti.

Uno de los proyectos más emblemáticos es la planta Escondida Water Supply (EWS) desarrollada en consorcio con Bechtel. Se trata de la desaladora de agua de mar más grande de Latinoamérica, cuyo objetivo es abastecer las operaciones de Minera Escondida. Antes de la construcción de esta planta ya existían tres desalinizadoras que, en conjunto, producían la mitad (1.200 l/s) de lo que genera EWS por sí sola.

Las plantas de desalinización que ICSK está implementando en Chile están basadas en la tecnología de Osmosis Inversa, uno de los procesos de desalinización más usados en el mundo. El agua de mar se filtra y envía con bombas de presión hacia las membranas de osmosis, que sólo dejan pasar las moléculas de agua; dejando atrás las sales y otras impurezas. Finalmente, el agua dulce que se obtiene fluye hacia depósitos, donde se le puede agregar cloro y otros componentes que la vuelven apta para el consumo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

También te puede interesar

DevOps Management: el nuevo protagonista de las metodologías ágiles

La Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez debuta el 5 de octubre con el primer Diplomado DevOps Management en Chile, un perfil de formación profesional de alta demanda en diversas empresas que trabajan con metodologías ágiles y que requieren un líder que vele por la continuidad entre el desarrollo de software

Leer artículo »

Licitación eléctrica: el problema de fijarse solo en los precios

Columna del ingeniero civil electrónico Marcos Crutchik NorambuenaInvestigador del Centro de Desarrollo Energético Antofagasta de la Universidad de Antofagasta En los últimos días fueron informados a la opinión pública los resultados de la licitación destinada a garantizar el suministro de energía eléctrica para los usuarios domiciliarios (clientes regulados) por los próximos 15 años. Una primera

Leer artículo »

Ingenieros y arquitectos del sur de Chile levantan los edificios más sustentables

Durante la tercera versión del Premio CES 2021, fueron reconocidas las edificaciones con mejores puntajes en las categorías Certificado y Precertificado. En un país altamente vulnerable al cambio climático, que requiere incorporar estrategias de sustentabilidad en sus edificaciones, la Certificación Edificio Sustentable (CES) reconoce anualmente a edificios que las han incorporado, para destacar las mejores

Leer artículo »